Social Icons

lunes, 1 de diciembre de 2014

Redes

Creo saber lo que no sé y no sé lo que debería saber. Confieso que me quedé a mitad de camino, entre el hombre consciente, confundido entre la masa que no piensa. Todo es raro y contradictorio, la vida siempre avanza devorando futuro que me desfasa, por más que piense que estar es igual que ser sin serlo. Abandonados los viejos axiomas, nada es nada, escrito sea en prosa o verso. Entré en las redes sociales para "estar". Hoy me pregunto si soy. 
Aquellas divertidas soledades, imaginando juegos que entre nosotros existían, se han convertido  en compartidas palabras vacías. Amigo ahora es, llana manera de decirte hola. La lectura reflexiva y reposada, es atropellada, a saltos o sustituida por un más uno. Hace poco sonreía observando como en una entrada, iban por delante los +, a las visitas recibidas.


Leer parece, se lee poco y sobramos muchos escribanos de poca monta, creyendo tal vez que mostramos al universo mundo "Lo que sé hacer". "Mira lo que como" "Que bonito es donde estoy" "En el entierro de Cayetana". Yo, yo, yo estuve allí, vi, comí, felicidad supuesta, y compartida por las redes. Estamos pero quiénes somos. Masas cada vez más afanadas por cubrir nuestros propios vacíos. Depredadores de información no contrastada, titular convertido en dogma, vértigo por lo último y estar a la última, acabado olvido de lo que fue, hace apenas un respiro.
El futuro es esperanza, vida que no cesa y por apostar apuesto por mañana y por la próxima semana. No estoy en contra de las redes, ni de la masas que muchos son gentío. Rechazo sí cada vez que el hombre se confunde, arrastrado por manada en tropel. Busco sólido líder del pensamiento, consistentes razones, sentido común entre el ruido. Desterrar ese mundo de ficción que la publicidad y la propaganda que por toda suerte intenta someter, idiotizando el mundo, el mundo queriendo ser ficción, olvidando su propia realidad, sus ahogadas necesidades reales. Busco al hombre, al amigo, la comunicación posible y el arte del sabio.


Atributo del hombre es nacer como ser inteligente. Inventó el comunismo, el capitalismo, dos visiones contrapuestas de la vida y del hombre, sin embargo tan parecidas. Un solo pensamiento: producción y dinero. El día que el hombre supere ese pensamiento, habrá encontrado otro, más feliz y auténtico, un nuevo hombre más sabio, en armonía entre lo que sabe y a lo que aspira saber con su esfuerzo, sin más verdades, que su propia humildad, que es la mejor de las virtudes de quien sabio es.
Las redes sociales, serán es inevitable, una aldea global, sin fronteras, de hombres sencillos, que les importe más aprender y escuchar que hacerse oír con reclamos íntimos que debieran estar en otro ámbito.
Dar sin esperar, escuchar, crear, inventar, hablar cuando tengas algo que decir que sume, acoger, respetar, investigar, esperanza y sueño, fantasía para imaginar, cálida sexualidad, comprensión y diálogo. Paciencia, serenidad y humor. Amor por el hombre mismo ¿Acaso  este decálogo de palabras no están llenos los libros de sabios? Desde Platón, Sócrates, Aristóteles hasta los más actuales. Todos reflexionan de la vida, todos proponen algo, algo que habla siempre de un mundo nuevo, de felicidad y de pacto entre muchos, de mundos y pensamientos contrapuestos.


No lo veré cuando desde hace tiempo se dice,  homo homini lupus, maldad humana, egoísmo sin límite y no digo que no sea cierto, pero no lo único que se desprende de esa magnitud  humana. Utopía, pensamiento positivo y mucho de aprendizaje y alimento del espíritu es lo que necesitamos, contándomelo a mí mismo, que no estoy escribiendo para dar consejo a nadie.


Que seáis felices hermanos, hasta la próxima entrada.

La nota de humor:


Publicar un comentario
 

Sample text

Sample Text

Sample Text