Social Icons

domingo, 7 de septiembre de 2014

Soñar es bueno para la salud


Vencido por el sueño de un día y otro, vividos entre penas que no puedo aliviar, impotente por tu llanto que no sé consolar, viendo tus heridas que no sanan, que el agua no te llega. Cansado de tanto estruendo y fuego cruzado de balas que impiden tu camino, por oriente y por el sur, me he quedado dormido. Las penas, tu llanto, tus heridas, el agua y las balas aparecen de nuevo desfilando como un sueño dentro de mi sueño. Desdibujándose...sin consistencia, esfumándose....transformándose muy rápido, apareciendo entre humo blanco...niebla trasparente, blancas palomas, divertidos payasos riendo, manantiales de agua brotando, silencio en el frente convertido ahora en huertos y casas con niños jugando.


Me parece que me he dormido, que he estado soñando. Mi mente está en blanco, pero si abro los ojos, en los huertos los frutos están maduros y oigo risas en las calles, palabras y frases felices. Cierro los ojos y me digo, otro problema arreglado. La mente en blanco es ahora una pantalla sin formas, sin consistencia, reproduciendo inexplicables imágenes sin nitidez, siempre envueltas entre una suave bruma trasparente. Durante no sé cuánto tiempo, siempre menos de una noche, y de lo que recuerdo al despertar y asir el sueño fuerte para que no se esfume, he soñado con Allie y Noah. ¡Me gustó tanto la película que sabía que soñaría con ella! Algunos opinan que es la película tópica y fácil para adolescentes soñadores. Me da igual, yo tengo más de sesenta y hace diez que la vi por primera vez, hasta la otra noche en la tele, que supe que viéndola otra vez, volvería a soñar. Que haría una entrada en mi blog, hablando de cosas bonitas y románticas, repitiendo muchas veces la palabra "sueños". Sí, necesitamos soñar. "Si es bueno vivir, mejor es soñar y lo mejor de todo es despertar", escribía mi querido Antonio Machado. Y yo he vivido porque he soñado mucho, aún despierto como ahora para poderte contagiar del deseo por soñar.


Se cuenta que Yesterday, tiene origen en un flash soñado por McCartney, una noche de verano. Que tus penas lo fueron menos, la noche que un sueño te alumbró un nuevo amanecer, recuperando tu esperanza. Cuando sueñas despierto durante el día, dormirás construyendo ordenadamente por la noche, tu sueño y tu creación se habrá vuelto ilimitada.
Sueñas con el recuerdo, tú primer amor, aquella vez que la crisálida la sentiste dentro, revolviéndose para abrirse y extender sus alas y expandirte tras el olor intenso de la niña de tus ojos. 
Cada vez que el mundo te parece feo, sueñas en que otro mundo, más justo, es posible. Y un día estoy seguro no tendrás esa necesidad de soñarlo. Cuando los sueños se consiguen, es cuando reconoces, la inmensidad de la imaginación. Solo se sueña lo que se busca y ansía. Las estrellas existen porque antes de ser, alguien soñó con ellas. Paulo Coelho nos dice que la vida es interesante por la posibilidad de realizar un sueño. No lo abandones, solo sigue sus pasos.
Contagiado por la fuerza de Noah, por el sueño de construir la casa para Allie, para morar en ella hasta hacerse viejo, me he despertado con un sueño, la de seguir soñando escribiendo y si tuviera que morir porque el futuro es cada vez más estrecho, sueño con hacerlo al lado de la compañera, leyéndole lo que ahora escribo aunque sea un sueño.
Hasta la próxima entrada hermanos, que seáis felices.

La nota de humor: El humor del absurdo de la mano de los inólvidables Tip y Coll










Publicar un comentario
 

Sample text

Sample Text

Sample Text