Social Icons

lunes, 5 de enero de 2015

Estampas del año nuevo.

Apenas salió la aurora, la primera del año nuevo, se oyen desde la torre del pueblo, las campanas tocar. Campanadas llamando a entierro. Apenas un llanto, lágrimas convertidas en nudos, en las garganta de unos cuantos. Mayor, sola e invisible en su último tránsito. Vacuas palabras serían de no haber sido cierto. Teresa se fue sola, el último día del año. Alivio en su entierro a primera hora del uno de enero. ¡Dichosa, ya no sufrirá más! Los restos de quién fue tu esposo ya están junto a ti, descansando de una vida que  no os fue fácil. Descansad los dos en el infinito universo de la nada....Habiéndole dado sepultura, el día se tornó algo más cálido...el sol siempre alienta la vida y a ella volvimos, por el camino de ida y vuelta a camposanto. 


Entre sentimientos y pensamientos encontrados, transcurrió el resto del día. En las noticias, bebés que nacían con el año. Tristeza, alegría...Vida y muerte. Nunca pensé que habría de ver tan real y tan cerca la certeza del ser humano. Tan natural como cierto. Solo naces y solo has de morir. No hay por qué escribir tragedia dónde ya está escrita en ley, lo que es simplemente existencia.
La cena de noche vieja, fue sencilla y sin alboroto. En la mesa tres cubiertos. Junto a la mesa, en el suelo, otro plato. Una pareja de sexagenarios y la abuela de noventa y cinco. A lo suyo, a nuestros pies nuestra perrita, dando cuenta y relamiendo su comida de fin de año. Los niños de fiesta...con sus parejas. Doce uvas, un poco de cava, algo de turrón y mistela, los deseos en forma de beso, los otros deseos que callas, y mucho watsap para agitar el ánimo durante los primeros minutos del año. Un rato de tele y a la cama, que la aurora viene tocada con  partituras de funeral.

Tendría que haber escrito algarabía y fiesta en esta entrada, parece que es lo propio. Sin embargo, nada es como parece, todo es como se nos da o se nos viene. La fortaleza del hombre es saber encajar cada día que amanece, como si ya estuviera en nuestros planes aceptarlo y sin sumisión vivirlo, con la misma energía en lo bueno y en lo malo. 
Enero, por estas tierras cálidas del sur de España, pasea sus días acompañado de soles palpitantes y noches de suelos blancos adornados, de aceitunas escarchadas. Los almendros este año anuncian flor en sus ramas, para dentro de unos días de persistir esta sequía, si no ulula el viento. Auguran un temprano fin de invierno...apenas se vuelque el mes, las tardes recrearán más luz, más juego...más calle, más saludos entre conocidos y amigos. Al resguardo del frio,  canto mayo en las noches de enero. La mañana para la almazara, saludo al molinero, me impregno de olor verde, de aceituna negra sangrando su oro virgen. La cosecha ha sido mala, las caras del agricultor apenas expresan nada, vaciando su escasez y su futuro en la torva del molino viejo. Jaén quieta, Jaén mirando siempre al cielo, tan querida, tan presa de sus sueños. Tan cantada.

Apenas oscurezca el día, todo será festejo en esta tranquila ciudad. Las calles, engalanadas de luces navideñas, árboles revestidos en leds, se llenarán de murmullos y sueños de niños, de abuelos que apenas fueron niños, de madres y padres con sus  pequeños retoños bien abrigados. Me gusta ver la cabalgata de reyes, siempre me hizo ilusión, me gustan los minutos mágicos que tiene la vida. Son niños, somos niños por momentos, cogiendo caramelos que nos lanzan, la comparsa que ameniza la llegada de los reyes que regalan. Papá Noel, nos resulta ajeno, más aún Santa Claus. En un país republicano con reyes, parece más lógico que  sea la realeza, invitados de oriente quienes nos traigan los regalos, yo quiero un juguete. Esta noche si nos acostamos temprano, llegarán a nuestras casas cargaditos de regalos. Por este año, no habrá carbón, que bastante hubo el año pasado y todos nos hemos portado muy bien. Si acaso a los de Canal Sur, que en vez de darnos campanadas en noche vieja, nos dieron publicidad y las uvas se quedaron sin comer, hasta otro año.

Que seáis felices hermanos. Me contaréis de vuestros regalos. Mi regalo para vosotros, desearos mucha salud para el año que comienza.

La nota de humor:





Publicar un comentario
 

Sample text

Sample Text

Sample Text