Social Icons

martes, 22 de abril de 2014

El tiempo de nadie


Vaya por delante mi más sincero agradecimiento, por la aceptación que ha tenido la última entrada a este blog "Abril para vivir". Sin vuestras visitas, comentarios y +1, no hubiera sido posible. Me reconforta saberme leído y entendido, es bálsamo para mi esencia dolida en estos momentos. Me anima a seguir con vosotros mientras pueda; en la tarea, estoy.
Mucho se ha escrito. Más, se ha sentido la muerte del gran Gabo. Gabriel García Márquez, ahora en el monte del Olimpo, vive con sus cenizas trabando palabras sueltas en pensamientos únicos, verbo etéreo, escrito en la memoria del recuerdo. Vivirás en mí, más allá de las limaduras del universo eterno. Gracias Maestro, tu vida es la semilla furtiva que genera más vida, aún en el pedregal más sediento.



El tiempo

Semana Santa se fue, para devolvernos abril a la plenitud del devenir cotidiano, mis días vuelven a ser un recuerdo, se fue él, ella, ellos, con un adiós y un hasta pronto, sin saber lo pronto que será el nuevo encuentro. Me gustan esos relojes de péndulo, que oscilan de un lado hacia el opuesto, con un sonoro tic-tac para evocarnos el tiempo. Pienso en él, en el pasado, contemplándome, en lo que puede que suceda. Es complicado el tiempo, lo de ayer y lo de hoy, el presente que no alcanzo a comprender. Ahora mismo, ya es pasado. ¿Soy yo o mi recuerdo? Debe haber tiempo, sí, mi tía Teresa cuando se sentía sola, recordaba a su marido y exclamaba: ¡Ay Fernando, que yo te pedía que me dejaras descansar un poco, pero no tanto tiempo! Mi tía, buscaba el tiempo que ya no era de nadie, perdido en la tierra de la que nació, para nunca más volver. Y se miraba en su soledad. El tiempo es soledad y compañía aunque nunca espere a nadie.

El tiempo abre y cierra ventanas, el tuyo es abrir las que yo voy cerrando, cada vez que te empeñas en pensar que cualquier tiempo pasado fue mejor. ¿No te das cuenta que el tiempo es como el péndulo que viene y va, sin detenerse, volviendo por el mismo camino, en otro tiempo, marcando el tic-tac del futuro, a la vez que entierra el pasado? Abriendo ventanas, he descubierto por fin el tiempo, ser el viejo vino conservado en buen odre, el viejo cuarterón tallado endurecido por la pátina de sus años, el viejo amigo en quien tú confías, el autor que al leer, tú recuerdes. El tiempo, cuando justo el péndulo pasa por el presente, dirección futuro.

Lo único que me pertenece es el recuerdo y ocupar el tiempo que no es mío. Tengo la sensación de haber gozado de un maravilloso tiempo prestado y hasta un destino de antemano establecido. He de ser generoso con el universo que me alumbró en el espacio de un tiempo, en un cuerpo y un sentimiento, que ahora os describo. De poder ser algo ahora, volvería a la infancia ingenua, donde la felicidad parece cierta y la fantasía, el sueño de cada día, porque a la belleza de los sueños, es a quién pertenece el futuro.

Ni el pasado ha muerto, ni está el mañana, ni el ayer escrito. (A. Machado). El tiempo es el gran escenario del universo, tránsito del amor y la vida que no muere, se transforma, para volver a ensayar un nuevo ser, una nueva vida.

Quiero cerrar esta entrada con un tono mucho más alegre que reflexivo, pensando en todos los enamorados, en todos los   que tienen corazón y  sienten. Al amor. A ti que vives ilusiones y sueños. A todos cuántos vivís procurando la misma ilusión y sueños de quienes, no los tienen. A vosotros os canto, para deciros con música y voz de Joan Báez : Gracias a la vida

Gracias a la vida, que me ha dado tanto
Me ha dado el sonido y el abecedario 
Con el las palabras que pienso y declaro 
Madre, amigo, hermano y luz alumbrando, 
La ruta del alma del que estoy amando

Solo el que ama, siente, el que siente escucha y puede dar lo que tiene y llenar la vida del desposeído.

Hasta la próxima semana. Sed felices hermanos.

La nota de humor:

Y el vídeo: El arte de hacer música




Publicar un comentario
 

Sample text

Sample Text

Sample Text