Social Icons

martes, 25 de febrero de 2014

Del Blanco y Negro al Color

.....La verdad es que descubrí con cuatro o cinco años que los Reyes Magos, no era la historia que mi madre me contaba. Pero me encantaba que me engañara, porque nunca sabía que me iba a encotrar cuando me despertara, en el día  mágico de los niños. Lo que ya había descubierto, en sus despistes, era haciendo manualmente, una cestita forrada de papel de colores de fantasías.....Luego además de la cestita plagada de golosinas, siempre había una humilde sorpresa...que me volvía loco durante uno o dos o tres días...¡Cosas de niños! Gracias mamá, nunca ya  podré decirtelo. Tardé mucho en expresarme.


Después de mirar mis arrugas en el espejo del recuerdo, acostumbro asomarme a las otras habitaciones de la casa. Hace años que siguen vacías. Mis hijos vienen  de vez en cuando. Les gusta venir. Cuando lo hacen, Marilena prepara comidas de su gusto, el frigorífico vuelve a llenarse y la mesa se llena de platos y alboroto,  como cuando ellos eran pequeños. Confio en poder jugar con mis nietos, así que ojalá la crisis pase pronto y puedan nacer cuánto antes.
Como secuencias de películas de esclavos, cantando espirituales para soportar los días de sus desdichas, creyendo en un futuro de libertad, comparo yo mis recuerdos de los jornaleros ( por los años cincuenta) al dar de mano, silla en mano para cantar, contar y descansar de un largo día de trabajo, sobre todo en verano. En un amplio corro en la puerta de las casas, vecinos sentados en sus sillas y niños a su alrededor tumbados en un camastro, quedaba tiempo para escucharlos contar un chiste, una historia, un suceso y los niños embobados. Jornaleros, cansados. Pobres, muchas veces sin escuela, pero que sabias palabras se les oía decir, que alma en el cante ponian, cuando se arrancaban. Era su manera de decir, la manera de entenderse,  aliviando  el cansancio del silencio impuesto y de la escasez.
Ahora las puertas estan cerradas y comunicarse parece que ya no es importante. La Televisión ya nos entretiene.
Las familias eran largas. La matanza del cerdo criado durante el año, nos reunía a todos convirtiendose en otra fiesta y una reunión más para estrechar nuestros vínculos.
Mi primo Alfonso y un amigo ( años cincuenta y poco)

Pronto comenzaría un pavoroso éxodo en los pueblos, hacia otras tierras en busca de trabajo. Esos días no me resultaban agradables, siempre había un tito, una tita o un primo que se iban muy lejos. Madrid o Barcelona entonces, me parecía el fin del mundo.
La gente se iba, la familia se hacia pequeña, las casas que otrora albergaban dos y tres familias diferentes, se quedaban abandonadas y yo un poco más solo. ¡ Cuándo se recibía una carta de ellos, de Madrid o de Barcelona, se leía en grupo para saber qué contaban, cómo les iba, recibir abrazos y besos siempre añorantes de poder venir el próximo Santiago. ( las fiestas del pueblo)
A algunos les podrá parecer trasnochado este enlace.  Emigrar entonces, era como el exílio del alma o el camino de no retorno a su tierra de origen. Lo pongo a la memoria de todos los míos y  de todos los españoles que emigraron. :  http://www.youtube.com/watch?v=1i9QfiK7j0U

¡ Eran los días de la inocencia, para todos aquellos que no llegabamos aún a los 7 años !
Se perdió la inocencia, las puertas poco a poco se fueron cerrando al anochecer, las familias eran cada vez más pequeñas. La televisión nos empezó a enmudecer a todos. La vida, fue cambiando. Muchos niños llenábamos seminarios para comenzar a estudiar. Sí empezamos a mejorar pero los niños habiamos perdido nuestra inocencia y nuestro derecho a soñar. Comprendimos que las familias no siempre eran como las habiamos creido, que por una oliva de más o de menos en el reparto de la herencia, pasaban muchos años entre ellos sin hablarse. Que había malos tratos en muchas casas y comprendí que no todos los padres eran tan buenos como hasta ahora había pensado. Padres padrones comencé a contarlos viendo como en la escuela no estaban todos los que eramos. A cada verbo que conjugaba se superponía otro de signo contrario. Amar, odiar, halagar, reprochar, premiar y castigar....El mundo había cambiado o era yo el que había cambiado...Pero nada era igual. Vuelvo a contar mis arrugas, en realidad no son mías, son las arrugas del tiempo.
Mis padres con mi hermana la mayor, arriba mi hermana la pequeña, en color mis hijos en Asturias, a la derecha en blanco y negro, Marilena y sus hermanos, arriba mis hijos con sus padres.

Marilena me ha comprado una crema hidratante para que deje de contar arrugas, así que no creo que vaya a volver a escribir sobre estas manías mías, porque cuando me aseo y me pongo ropa limpia me dice que estoy primoroso, le sonrio y solo veo color a mi alrededor.

Esta semana estoy feliz el Real Madrid está de lider, habéis leido mi blog y regalado el oído como hacía tiempo no me sucedía. Mi David es seguidor mío, aunque no nos hemos dicho nada, no todo se dice con palabras. Contagiaros de mi alegría es lo que me queda por desearos, y que seais felices hermanos. Hasta la próxima semana en la que hablaremos del país.

La nota de humor:
En un Colegio de árbitros:
- Hola, mire, yo quiero ser árbitro.
- Luis, ven a tomarle los datos a este hijo de p…
- Perdone, pero yo no soy ningún hijo de p…
- Luis no vengas que no sirve.
Y esta semana de regalo un video de fabricación casera, perdonen los defectos.
El arte de un mexicano, Octavio Ocampo con su pintura metamórfica, a mi personalmente me ha dejado sin habla: Ustedes mismos:

 

Publicar un comentario
 

Sample text

Sample Text

Sample Text