Social Icons

miércoles, 19 de marzo de 2014

Hablando conmigo mismo

Es miércoles. El post no llegará puntual a su cita. No me encuentro bien, ni con ganas de escribir, las ideas revolotean libremente por algún sitio sin querer llegar al papel. Alguien o algo, tendrán que esperar. Es cierto que los seres vivos, las personas, somos simplemente una levedad, fácilmente vulnerables. Una vez abatidos, remontar vuelo es más complejo. Un pasajero malestar a mi edad, me devuelve esa conciencia de inconsistente  ánimo. Nunca me sentí fuerte, mis miedos no siempre se quedaron en el baúl de los secretos. La pelea interna entre el deseo y la razón,  fue la peor de mis guerras, el sentimiento más trágico de mi existencia. De tanta duda, nace un blog. Leer sus entradas, puede ser un complicado ejercicio de contradicción o un sencillo resumen de quien escribe. En algún momento de mi camino he aprendido,  que “mi yo” no es tan importante como mi honestidad en la vida. Si tengo contradicciones, son hijas de mi esencia, mis circunstancias y  “tu yo” con el que me relacioné y seguimos haciéndolo. Entre “mi yo” y “tu yo”. Entre mi razón y la tuya, cuánto sufrimiento tratando de imponer tu verdad a la mía. Ahora me gusta más leer, escuchar, opinar y casi nunca aconsejar. Mis dudas se refuerzan y todo me parece más relativo, más diverso, más complejo. Pese a todo y alguna vez comenté, me siguen fascinando, las personas que me transmiten certeza y sabiduría. Muy pocas.



Enfrascado en esos pensamientos deshilachados, se ha pasado el día sin escribir mucho más y ha caído la noche. Hace unas décadas, me hubiera alegrado este diario acontecer. La noche  joven, la noche mágica donde ahogar penas y desahogar tu fogosidad en vena. Sitios nuevos, música para bailar, miradas furtivas o descaradas, alcohol para aderezar la conversación, con la amiga que acabas de conocer. Con suerte, un revolcón y mañana nuevo. El momento de liberarse de la norma, dando rienda suelta a la fantasía contenida durante el día. Ahora, la noche llega con la diaria rutina de pasear tus fantasmas por dónde te mueves, recuerdos que vagan, recreando lo que fue, lo que pudo haber sido y fue de otra forma. Lo que queda y todo lo que se ha ido. No creas, se acostumbra uno. Fantasear con lo que aún puede suceder de extraordinario en tu vida…me deja plácidamente dormido.




Los idus de marzo, para mi familia, casi siempre fue un augurio de suerte y alegría y no de traición y muerte como nos  cuenta la historia. El quince nos fuimos para Madrid, el dieciséis me igualaba en años mi compañera de toda la vida. Adoramos a esta mujer, sus tres varones y su marido. El dieciocho, nuestro aniversario de boda y hoy 19 el día de los padres. Estar todos juntos, lo mejor de este mes. Terminar esta entrada con un trozo de pastel, nos dejaría mejor sabor de boca que haberla leído. Barrunto que gris, contagiado de este largo invierno que se va, el próximo post, será ya primavera y mi ánimo mucho más entonado.


Hermanos, sed felices, hasta la próxima semana.

La nota de humor:
Entra un tío en una farmacia:
- ¿Tiene pastillas para los nervios?
- Si.
- Pues tómese dos que esto es un atraco


Un enlace para relajarse:


Publicar un comentario
 

Sample text

Sample Text

Sample Text