Social Icons

martes, 11 de marzo de 2014

La herida que no sana.

Acabo de leer la prensa, la de papel, como siempre hago desde los doce años. Me gusta el olor que desprende el papel escrito y el tacto de sus páginas, ennegreciendo levemente mis dedos. Es un ritual más en mi vida. Todos los humanos, sumamos costumbres, liturgias, seguramente innecesarias, seguramente inadvertidas, con el paso de los años. Tanto he leído, que no estoy seguro de saber gran cosa de la vida o de la historia. Decía el viejo profesor, Don Enrique Tierno Galván, que la cultura es el poso que dejan las cosas que se han olvidado. No lo sé. Echando la vista atrás es verdad que ha pasado el tiempo muy deprisa. No suelo mirar demasiado atrás.Tener en mi  cabeza un pequeño proyecto o un plan para mañana, es un truco al que me acostumbré, para estar siempre imaginando o apostando con ahínco, por llevar a cabo. Ver que el periódico de papel, es lo primero que reclaman mis hijos al levantarse, me hace pensar que tal vez algunas rutinas son útiles. 
Papel escrito o en digital. Leer es como beber el agua que nos mantiene vivos, como comer para saciar el hambre. Pura necesidad. Las letras leídas, generan palabras imaginadas o escritas, las palabras generan pensamientos, el pensamiento....reflexión...luego, actuamos. Y todo lo anteriormente escrito, a cuenta de expresar que el hombre aún no ha muerto, aunque débil y alienado, sigue en el empeño de curar su herida.



El gran desarrollo tecnológico, las nuevas formas económico-financieras del sistema capitalista, pareciera que nos llevan, a una gobernanza de los pueblos, automatizada. El ser humano respondería así, como una máquina que produce, lo que el capital y la tecnología hubiesen programado. Y a veces lo parece. Contemplamos a diario, en la calle, en el bus o en el metro, que las personas ahora hablan menos con los que van a su lado, enfrascadas en sus móviles hablando con las personas virtuales. Solo lo parece. El hombre como humano no ha muerto, sigue curando su herida que no termina de sanar, curandola a veces con pespuntes alienados de la modernidad. Se equivocan quienes nos dan por entregados. Nadie rinde su libertad ni sus aspiraciones de realización personal. Resistimos y vuelven a equivocarse,los que pretenden sustituir el pensamiento y las ideas por el silencio de los corderos.
El hombre llora en silencio apretando sus dientes, para no estallar. Sienten que el pacto social se ha roto otra vez del mismo lado. Que los que más tenían más tienen. Desconfiamos de nuestros políticos, viéndolos cada vez más como gendarmes de un sistema, amenazante de nuestra libertad. Desconfiamos de radicalismos y voceríos de otros pensamientos que debieran estar guardados en la esfera de lo personal e íntimo. El hombre ha cumplido su parte del pacto social, que hace unos años, los de siempre han roto y ahora además les pagamos,  los descosíos del mismo, a poderosos, a la banca..., con los desahucios, con una sanidad más en precario o una educación de tercera.
La herida va a sanar. No se puede despreciar la fuerza de las ideas. Porque es la fuerza de la razón y no la razón de la fuerza, la que al final de la historia ha prevalecido. No darse cuenta de los signos de los tiempos, de manera pronta, es el camino más corto para que este orden social quiebre. Y nadie lo quiere, porque la mayoría apostamos por la certidumbre más que por lo desconocido. El hombre ha de recuperar su confianza, la seguridad de mañana, la ilusión por un nuevo renacimiento. Hagánlo y pronto, el potencial de rebeldía de las personas es algo que hay que prevenir, no reprimir. Pero convénzanse, no hay sistema que sustituya, ni a los valores ni a las ideas, que surgen del pensamiento humano, cuando les asiste la razón y como pueblo, es oprimido hasta los tétanos.


Hace diez años, todos los españoles sufrimos la mayor de las agresiones del terrorismo ciego y loco, desalmados de unas ideas sin piedad. Cercenaron la vida de 193 personas inocentes. Más de dos mil afectados, curan como pueden, sus heridas tan difíciles de sanar. ¿ En nombre de quién o de qué, se puede ser tan inhumano, tan cruel ? Sobran las palabras. Solo un hastío inmenso. Si acaso un cristiano recuerdo, un propósito honesto para decir:¡ Por favor, basta ya! Tu herida hermano, es la mía con la que cada día te siento y trato de no olvidar.
Sus vidas son la mía própia, mientras tenga recuerdo. IN MEMORIAM

Me gusta y me disgusta a la vez. Que hablemos tanto de amor en forma de frases, fotos y montajes fascinantes en las redes sociales, que dudo, si es una necesidad humana o una moda. A veces los mortales ni siquiera hemos nacido por Amor. Presumimos de estar llenos de amor, de ser felices y me acuerdo del refrán " Dime de que presumes y te diré de lo que careces ".  Ah bueno ya sé. Se me olvidaba que los desheredados no tienen acceso a Internet, ni verbo para expresar su amor. Acabo de darme cuenta que Felicidad y Amor son bienes del primer mundo. Con perdón es una autocrítica¡ Que bello es el amor ! ¡ Que poco damos ! Por eso la herida no termina de sanar.



Esta noche no tengo humor para dejar una pincelada de idem en mi blog, pero si unas notas musicales , homenaje a los que cayeron y fueron víctimas de la barbarie el 11 de Marzo de 2004,que podéis escuchar en este enlace:  https://www.youtube.com/watch?v=Zg6-RmvFtXQ


¡ Hasta la próxima semana, hermanos, que seais felices !
Cierro mi blog como acostumbrados estamos, con bellas imágenes y mejores palabras: el video que le hicimos a mi hermana, con motivo del homenaje que su Ayuntamiento le ofreció el Día Internacional de la Mujer.






Publicar un comentario
 

Sample text

Sample Text

Sample Text