Social Icons

lunes, 5 de mayo de 2014

¡Mare mía!

A las cinco de la tarde, avanzado el mes de mayo, te fuiste, hace nueve años y no has vuelto, madre. Se me hace  largo no verte. Florecido los rosales, las tardes van pasando, calor temprano, preludio de un  verano cálido, Ayer te envié una rosa roja, que volando te habrá llegado. Quería decirte madre, a las cinco de la tarde, que ya no me da verguenza , otra vez besarte, ni escribirte, ni parar de hablarte. No me engañes, madre que te fuiste y mucho estás tardando, algo te está pasando. Si no te vale la rosa que te he mandado, toma mi mano, mejor un paseo entre la huerta y el patio. Han brotado los geranios, el jazmin y el galán de noche, si, toma mi mano, respira hondo, mira, mira tu patio frondoso, colorido, hermoso,  por tarde de mayo, que te estaré esperando.





No soy una persona dada. a las celebraciones de los días de....que suenan a reclamos consumistas, de una u otra tienda. Tampoco soy dado a conocerme demasiado, más que en satisfacer mis instintos más básicos. Creo que ni yo mismo me reconozco a medida que avanza al tiempo de mis días. El día de las madres, ayer, pasó sin pena ni gloria por mi calendario interior. Miento, dudaba si darle un beso o no a mi compañera de viaje para terminar no haciéndolo, me hubiera sentido fingido y no lo hice. Recordaba sin embargo que ese día, a veces llamaba o visitaba a mi madre, no siempre...Cuando me salía del alma.
Este año, he sentido nostalgia de lo que no hice, mientras ella vivía. Tal vez con la falsedad que llevamos dentro los humanos, estoy al escribir esta entrada, comprando mi inquieto sentimiento de culpa. Por eso os digo que no llegaré a sabio si antes no me conozco. Cada vez es más lo que olvido que lo que aprendo.
Es cierto que cuando escribo, busco los temas más universales para poder comunicar con quien me lee. Así es que hoy no había otra elección: las madres, en andaluz: ¡Mare mía!, esta expresión recordatoria de nuestras madres, la considero universal, aunque del tema, cada uno hace su sayo. No dudo que una madre es el ser más querido por sus hijos, como no dudo que suele ser la persona peor tratada de la familia, haciendo como si de un rol se tratara de paragolpes y de airbag, de todo lo malo que se viene encima.
La figura de la madre, inevitablemente la de mujer, está asociada desde tiempos remotos, a tanta irrelevancia social, como capacidad y entrega sin recompensa tiene, en el mejor de los casos ha sido idealizada como musa de la belleza en el arte. Aunque relegadas, es cierto que no invisibles, y solo ha sido el esfuerzo de las heroínas anónimas junto a un puñado de personajes históricos las que están cambiando su rol al que le corresponde. El camino no está hecho, solo ha comenzado a escribirse por derecho que como ser humano es suyo. La sonrisa me aflora recordando tanta estupidez escrita por fariseos de la palabra, cuando de planificar la maternidad se trata, cuando de la igualdad de género se hace chiste...
El porvenir de las rosas ha llegado, dice Neruda. Yo reivindico al padre corresponsable de la maternidad gestada durante nueve meses para compartirla nueve veces nueve. Mis pinceladas sobre el arte de ser madre, quiero trasladarlas al lienzo del varón desentendido, para compartir una nueva manera de sentir, un renacimiento de la belleza de la vida gestada en el amor entre dos seres, para entregarla al hijo deseado y querido.
Maternidad e hijos, hijos y madre, simbiosis generosa para un bello poema, dónde Kahlil Gibran, nos abre una nueva perspectiva sobre la maternidad y los hijos, que yo hago extensible al padre, esa figura tantas veces al margen, por propio egoísmo.


Un poco de humor sobre las madres para no quedarnos tan serios, por lo dicho.


Que seais felices hermanos, hasta la próxima semana.

Otra vez para terminar os dejo música para ellas, las madres, esta vez cantada por el mexicano, Pedro Fernández, cuando era Pedrito. 
Publicar un comentario
 

Sample text

Sample Text

Sample Text